Estreno en España de La naranja mecánica (y vivencias mías sobre esta película)

La naranja mecánica de Stanley Kubrick es una película que marcó una parte de mi vida y una de las razones por las que perdidamente estoy enamorado del cine. Era el VHS que mi padre nunca me dejó de ver con 6 años. Ver en la caratula a un joven con pestaña postiza, con sombrero y agarrando un cuchillo sobresaliendo y anunciando con letras con un estilo muy setentero, LA NARANJA MECANICA, llamó muchísimo mi atención cuando era niño. Mi padre la escondió y me quedé con ganas de que leches podía ser la película.

El niño eventualmente creció con los años, perdió la quijotera al igual que el protagonista de la película. Un día aquel málchico, ya de 12 años, que aunque seguía siendo un niñito, andaba por el mercadillo del Charco la Pava de Sevilla, un lugar lleno de todo tipo de cosas, al que no apartaba los glasos del suelo por no perderme cualquier cosa, ya que por esos tiempos me entró el síndrome de Diógenes y empecé a coleccionar mis primeros trastos y discos. A mi padre Le decía que iba a casa de un amigo a estudiar, aunque aquella mentira no duró demasiado cuando por casualidad siempre los domingos me encontraba cosas “en la calle”, y siempre un día antes Le sacaba dinero pero no tenía idea mi padre para que era …

Bueno, un día caluroso de agosto sucedió, vi una película en DVD de lejos que me resultaba bastante familiar cuando era niño, y tanto, era la película (y la única) que mi padre no quería que viese bajo ningún concepto. El señor vendedor pedía 1 euro por la película y yo, amablemente lo compré en el acto, ni me tomé las molestias en regatear.

Así que muy contento, regresé a mi casa y decidí saldar esa cuenta pendiente que tenía desde que era pequeño y saber de que leches iba LA NARANJA MECANICA.

La puse en la bandeja de mi PlayStation 2 y por supuesto en una tele de 14 pulgadas, ya que mis queridos hermanos, no tenía un vídeo DVD y mucho menos un Bluray, y una tele panorámica o en HD era inviable para la película que quería ver a escondidas de mi señor padre.

Pasaron las 2 horas y 17 min que duraban la película, y me quedé perplejo de lo que había visto.

(ATENCIÓN SPOILERS, NO LEAS EL SIGUIENTE PÁRRAFO SI TODAVÍA NO HAS VISTO LA PELÍCULA)

Una película sobre un zumbado adolescente a falta de una buena ostia a tiempo y de sus amigos subnormales que pelean contra un pobre anciano vagabundo, después se pelean con el pichafloja de Billyboy y sus amigos que estaban violando a una tipa en un teatro abandonado. Al escuchar que estaba viniendo la policía, roban un coche y se meten en la casa de una pareja, al cual la destrozan y nuestro querido Alex viola a la mujer, mientras el marido agredido por los drugos lo observa con cara de desesperación, todo mientras Alex canta Singin In The Rain. Después resulta que nuestro querido protagonista tiene un psiquiatra, al cual viene a su casa para avisarle que deje de comportarse como un subnormal, todo acompañado de una cogida en los huevos. Como es evidente, se la viene sudando totalmente, y Alex va a una tienda de discos, se liga a dos tías y se las folla en su habitación. Al estar ausente de sus amigos en aquella labor, nuestro protagonista es cuestionado por sus amigos y no le cuentan el plan que van a hacer mañana, así que nuestro querido Alejandro decide practicar la ultra violencia con sus amigos en medio de un paseo, tras escuchar música de Beethoven sonando desde una casa. Todo para demostrar quién la tiene más larga. Después de ese llamativo show, quedan en un bar y le cuentan el plan, el cual consiste en asaltar otra casa, esta vez de una vieja, la cual es muy rica. Pero a última hora el plan sale mal y nuestro querido protagonista, por ser excesivamente subnormal, acaba asesinando accidentalmente a la anciana con una escultura de un pene de yeso, todo al ritmo de Beethoven. Tras dicha fechoría, sus drugos le traicionan y le pegan un ostiazo en la cara con una botella de leche, es internado en la cárcel por asesino, lo pasan por el tratamiento Ludovico en plena fase experimental para “ser bueno” y así salir de la cárcel. La gente que él abusó se vengan de él cuando está en libertad, aprovechándose de su bondad, que al mismo tiempo son debilidades, todas impuestas por el tratamiento… Una de las películas mas raras que había visto hasta ese entonces en mi vida, pero de algún modo u otro, al terminar de verla tenía la sensación de haber visto algo sumamente maravilloso, pero no lograba entenderlo por mi edad y capacidad de entendimiento. Decidí dar una nueva oportunidad a la película cuando tenía 15 años, y a partir de ahí, comencé a entender la película gradualmente cuantas más veces la visione. Sin exagerar, La naranja mecánica la habré visionado cerca de 30 veces, y a pesar de estar viendo la misma película, cada nuevo visionado siempre me hacia descubrir algo nuevo que nunca me había percatado.

(NUEVAMENTE ATENCIÓN, POR LOS ESTILOS DE REDACCIÓN Y GRAMÁTICA EMPELADOS ADEMÁS DE MI SUBJETIVIDAD, QUEDA MUY CLARO QUE NO ESTO NO ES UNA CRÍTICA NI UN ANÁLISIS A LA PELÍCULA. SI ANDAS BUSCANDO UNA RESEÑA DE LA PELICULA ESTE NO ES TU SITIO, HUYE)

Uno acababa empatizando con el protagonista, y disfrutabas de sus maldades, al igual que sentías pena por las diferentes desgracias y malos tratos que sufre a lo largo de la película.  Visualmente me pareció maravillosa, sobre todo los decorados, la arquitectura y el arte de las esculturas, cuadros,.. Evidentemente siendo de los 70, abunda mucho estilo de la época mezclado con un rollo futurista (retrofuturista). Me encanta.

Resultado de imagen de clockwork orange room

Resultado de imagen de clockwork orange room

Resultado de imagen de clockwork orange room

Imagen relacionada

La banda sonora se basa principalmente en adaptaciones electrónicas de piezas de música clásica, realizadas por la legendaria Wendy Carlos, compositora y pionera de música electrónica, que también trabajo en la BSO de Tron en 1982.

La naranja mecánica es una muestra más de la obsesiva perfección en dirección, fotografía, secuencias,… Que tenía el señor Kubrick. Un rodaje infernal cuya víctima fue el entonces joven Malcolm McDowell. Un sufrimiento que consagró su carrera cinematográfica interpretando a uno de los mejores villanos de la historia del cine.

Una obra de arte que pasó a la historia como una de las películas más polémicas jamás estrenadas. La representación natural, elegante y sin tapujos de la violencia, la convirtieron en una película bastante singular en su tiempo, que dejó perplejos a miles de espectadores en su estreno.

En los tiempos de ahora me sigue pareciendo una película relevante, a pesar de que la violencia se ha quedado anticuada a lo que el espectador está acostumbrado a ver, asi como la estética de la película, que guste o no ha envejecido realmente mal. Pero la perplejidad que causa la película y sus diferentes mensajes, siguen intactos.

Sobra decir a estas alturas, que fue clasificada X en su estreno original en USA y que pocos meses de su estreno en Reino Unido, a causa de noticias de jóvenes que decidieron imitar lo que hacían los drugos la película, ademas de las amenazas que recibió a la familia de Kubrick, decidió retirar la película de la distribución en tierras británicas. No pudiendo ser vista otra vez de manera oficial en Reino Unido hasta el año 2000, cuando fue re-estrenada en cines, ya entonces  se había convertido en una película de culto.

Contrariamente a lo que se suele creer, La naranja mecánica nunca fue prohibida en Reino Unido, simplemente Kubrick no autorizó a Warner que distribuyera más la película de manera oficial en el país. Esto sin embargo, no evitó que hubieran proyecciones clandestinas, y con la llegada del video doméstico ya en los 80, circularon muchas cintas de VHS provenientes (y copias piratas de las mismas) de Francia en versión original subtitulada al francés. A pesar de los subtítulos que ocupaban parte de la imagen, y la pésima calidad de las copias piratas, era hasta el año 2000 la única forma de ver La naranja mecánica para muchos británicos.

Una película que sin duda ha hecho mucho pensar y malpensar, odio y amor, aburrimiento o entretenimiento… A lo largo de La naranja mecánica, mediante el canal de la vida de Alex DeLarge en un futuro distópico visto en perspectiva desde los 70, se tratan y plantean diferentes temas morales y psicológicos, como es el conductismo, la manipulación política, la evolución del ser humano pero no de la ley y el orden, convertir al criminal en una víctima de sus víctimas, la hipocresía de la propia sociedad, cuando una persona deja de tener uso de razón deja ser humano,… Una película que da para reflexión, que de cierto modo y en muchos aspectos, es aplicable a nuestra sociedad actual.

Importante decir que La naranja mecánica esta basada en la novela de Anthony Burgess. Una lectura bastante interesante por cierto, donde se hace mayor uso del nadsat, jerga lingüística empleada por Alex DeLarge basada en idiomas eslavos (quijotera = cabeza, tolchoquear = golpear, joroschó = bien). Como es evidente en la adaptación cinematográfica de Stanley Kubrick, se redujo y se suavizo el uso de esta jerga, para que fuese comprensible para el espectador (El libro cuenta con un glosario de nadsat para consultar lo que significan). También se obvian bastantes elementos en la película como es evidente, ya que estamos hablando de una ADAPTACIÓN de una novela.

Un clásico del cine en sí mismo, y por mucho que algún gafapastas resentido me lo niegue, es la pelicula más comercial de Kubrick, siendo precisamente su película más taquillera (y una de las de con mayor recaudación de 1971 en Estados Unidos). No le veo un significado negativo el hecho de que sea más comercial, sea como sea, se trata de una película atípica que consiguió gran fama por su polémica y acercó a muchas personas sean devotas o no al cine, lo que la convirtió en un clásico por excelencia de la historia del cine.

Siendo homenajeada/parodiada/copiada en no precisamente pocas ocasiones y que la conoce hasta el quien ha estado viviendo debajo de una piedra durante 40 años. Por lo antes comentado, se trata de un clásico de culto que a día de hoy es visionado obligado para cualquier persona, le guste o no el cine. También es una película que recomiendo ampliamente a cualquier “cinéfilo” o u  individuo moderno postureador narcisista (en lenguaje actual “hipsters”) que se las dé de culto e intelectual por haberse visto las típicas 4 o 5 películas de culto, e intenta convencerse a sí mismo y a los demás que ha visto todo tipo de cine.

Tampoco es que yo sea precisamente el rey del mambo en lo referente al cine, ni tampoco me autoconsidero cinéfilo, pero antes de presumir, prefiero ser humilde, ver y descubrir cine que desconozco, porque siempre habrá películas desde auténticos clásicos a joyas desconocidas, que no las he visto aún. Nadie es perfecto.

Estreno original en V.O.S.E en España (1975-76)

Como es evidente, en los últimos años del franquismo y con la Censura, que aunque decadente, seguía vigente, la película no se estrenaría de primeras en España.

Aunque dato interesante fue que en 1973, aprovechando que La naranja mecánica estaba prohibida en España, Eloy de la Iglesia (que en los 80 se haría muy conocido por sus películas de cine quinqui como El pico) dirigió la película Una gota de sangre para seguir amando (conocida también como “La mandarina mecánica” o “Clockwork Terror”), que imitaba descaradamente el estilo de La naranja mecánica. La película fue ideada después de un viaje que hizo junto a José Luis Garci a Estados Unidos en 1972, que pudieron visionar el film de Kubrick y otras películas como El Padrino. La actriz protagonista de “La mandarina mecánica” era de hecho Sue Lyon, quien había interpretado a Lolita en el famoso film homónimo de Kubrick de 1962, basado a su vez en la también famosa novela de Vladimir Navokov. Curioso dato que fue producida por el famoso productor José Frade y fue co escrita por 5 personas, incluyendo a Garci, quien irónicamente, reconoció posteriormente en una entrevista que no le había gustado La naranja mecánica cuando la vio en Estados Unidos. Pero bien que  fue capaz de estar involucrado en esta bizarra película, la cual recomiendo su visionado.

Dejando a De la Iglesia, Garci y Sue Lyon y mandarinas de lado, el 1 de marzo de 1975 fue una fecha importante culturalmente hablando en España. No, no es porque la canción Todo el tiempo del mundo de Manolo Otero estuviese en el número 1 de la lista de Superventas de la cadena SER, era porque se derogaba la antigua legislación de censura cinematográfica aprobada en 1963.

Esta nueva revisión de la ley de censura permitía ahora desnudos en pantalla, siempre que fuesen parte de la trama y no incitasen a la pornografia. Esto favoreció en el género del destape que se haría muy popular en España en la segunda mitad de los 70, y en la exhibición de películas prohibidas por contener escenas sexuales o desnudos integrales. A pesar de ello, La naranja mecánica fue estrenada en unas salas “especiales”.

En 1967, se aprobó la creación de unos cines para poder proyectar películas que la censura imposibilitaba de distribuir en salas comerciales por ser inadecuadas en algún aspecto (contenido, público dirigido,…) , con el requisito de que la película estuviese en su idioma original con subtítulos al español, además de proyección de películas documentales o cine que no estaba pensando para el gran público. Estas salas, llamadas cines de arte y ensayo, supusieron todo un éxito y una sensación en los años 70, donde abría un mundo hacia otro tipo de cine, con una tendencia más intelectual y artística.

Con estas salas se estrenaron títulos como “La noche de los muertos vivientes” de George A Romero, “Repulsión” de Roman Polanski, “El discreto encanto de la burguesía” de Luis Buñuel o “Blow Up” de Michelangelo Antonioni.

Con todo aquel nuevo panorama, Warner Española quería aprovechar el tirón y estrenar La naranja mecánica en España. El Comité de Censura le dio el visto bueno a la película, pero tenían que presentarla primero en un festival de cine. Por aquel entonces era normal que la Dirección General de Cine del Ministerio pactara con las distribuidoras la exhibición especial en festivales de películas problemáticas; se trataba de probar, de ver la reacción de la gente, y a partir de ahí autorizaban su distribución o no.

“La naranja mecánica” fue elegida para ser presentada en la XX Semana Internacional De Cine De Valladolid (Seminci 1975).

1975-340x488

Se decidieron organizar dos pases, uno el 24 de abril en la sesión de las 22:30 en el histórico Cine Coca, y otro el 27 de abril en el Teatro Carrión, en la clausura de la Seminci.

Cinema Coca Valladolid - 20 Seminci Fachada banderas color

La película fue seleccionada por Carmelo Romero, director de Seminci entre 1974 y 75. Romero vio la película por primera vez en 1972 en Montreal “e inmediatamente quedé conquistado por su energía”. Pero no imaginaba que el mismo título llegaría a sus manos muy pocos años después.

Cuando la Warner le ofreció La naranja mecánica, aceptó de inmediato. “Quería presentar aquí esa película”.

Anuncio sobre el estreno de 'La naranja mecánica', en la plaza de Zorrilla en 1975./

Cartel en la plaza de Zorrilla promocionando el pre-estreno de La naranja mecánica en la Seminci 1975.

Sin embargo, el asunto se torció cuando Stanley Kubrick se enteró que su película iba ser proyectada en Seminci, algo que no fue de su agrado, ya que por aquel entonces, Seminci era conocido por ser un festival de cine con fines religiosos y valores humanitarios, algo que dada la naturaleza de la película, Kubrick no lo veía como un evento idóneo para ser proyectada.

Carmelo Romero por otro lado si le parecía una película adecuada con los principios del festival, porque “La naranja mecánica”, al fin y al cabo, era un film con gran mensaje moral y de valor humanitario, cosa que Kubrick no veía.

Faltando menos de una semana para su proyección, el propio Kubrick mandó a Warner a confiscar la copia de la pelicula, haciendo creer a Romero que iba a ser reemplazada por una en mejor estado, aunque un amigo suyo del Ministerio le advirtió que no lo hiciera bajo ninguna circunstancia.

Romero eventualmente se dio cuenta de lo que había sucedido. Decidió entonces encargarle a un amigo que conocía a Kubrick que le escribiese una carta. Tuvieron que engañarle afirmando que querían proyectar “La naranja mecánica” en la Universidad (lugar que Kubrick si encontraba idóneo para su película), bajo las condiciones que él mismo quisiese.

Mintiendo como bellacos, Kubrick finalmente accedió a devolverles la copia de la película y con unas instrucciones, que jamás cumplieron.

Se formaron enormes colas, incluso durante más de 24 horas, siendo bastante notable la asistencia de universitarios de toda España. Habiendo incluso presencia policial para evitar la sublevación de los estudiantes y de la gente que se quedó sin entrada. Se estableció un máximo de venta de 4 entradas por persona. Sobra decir que se agotaron rápidamente.

Y en plena proyección de la pelicula, la policía irrumpió en la sala para notificar al director de Seminci un aviso de bomba que les habían sido comunicado (1975 no era año para bromear sobre bombas), teniéndose que paralizar la proyección y evacuar a todos los que se hallaban en la sala. Carmelo Romero decidió no hacer caso, ya que creía que el aviso provenía de una persona enojada que se quedó sin entrada. Para el alivio de Carmelo y los espectadores, el aviso resultó ser al final ciertamente falso. Pudieron visionar (o mejor dicho, “videar”) “La naranja mecánica” hasta el final.
Nuevamente sería proyectada en el Teatro Carrión en la clausura de la XX edición de Seminci, el 27 de abril de 1975

Colas para ver 'La naranja mec_nica' en Valladolid

Cola en el Teatro Carrión para la última proyección de La naranja mecánica en la clausura de la Seminci (27 de abril de 1975)

Sin duda fue un preestreno problemático y bastante anecdótico, pero no se puede cuestionar que tuvo enorme repercusión y éxito.

naranjamecanica1975poster

dailymotion.com/video/x6bsclm

(Trailer original del estreno en España)

La naranja mecánica fue autorizada por el Ministerio de Cultura en junio de 1975 y su estreno no se produjo como tal hasta noviembre, en salas de arte y ensayo. Fue por primera vez proyectada el 27 de noviembre de 1975 en el Cine Cid Campeador de Madrid, apenas inaugurado el 28 de marzo de aquel año con Terremoto, en impactante sonido Sensurround.

Resultado de imagen de cid campeador cine madrid

La naranja mecánica tuvo enorme éxito comercial en España, recaudando en su estreno original en salas especiales la cifra de 296.511.294 pesetas (según datos del Ministerio de Cultura en 1978 de las películas más taquilleras hasta 1976), equivalentes a 1.786.213 euros, que a su vez teniendo en cuenta la inflación de la peseta, son equivalentes a 13.415.878 euros en 2019. Y una asistencia de más de 4 millones de espectadores.

Fue la segunda película con mayor recaudación en España de 1975, por detrás del gigante de Tiburón de Steven Spielberg, la entonces película más exitosa de todos los tiempos y que inició los pasos que el Nuevo Hollywood iba a dar en los siguientes años, con el fenómeno de los “blockbusters” veraniegos, que por aquel entonces a todo el mundo se la ponía dura. Y pensar que han pasado más de 40 años y todavía tiene éxito este tipo de cine, que sin embargo, se ha resentido en su calidad, volviéndose más cuestionable e incluso hasta el punto de ser deplorable. Aunque eso ya es cuestión de gustos.

El gran éxito en taquilla y el enorme número de espectadores que estaba teniendo La naranja mecánica llevó a que fuese proyectada durante 1 año entero en Madrid sin interrupciones en el cine Cid Campeador de Madrid, y siguió proyectándose en otros cines hasta 1977 (en tiempos donde no existía internet, sino el boca a boca, publicidad y mirar la cartelera). Sin duda, el morbo justificó su enorme éxito. Nadie quería perderse la película que el propio Kubrick retiró de la carteleras británicas, y tras 4 años prohibida, por fin llegaba a España.

Resultado de imagen de la naranja mecanica estreno 1975

En mi ciudad Sevilla, llegó el 9 de enero de 1976 en el Cine Bécquer, que durante los años 70 se transformó en sala de arte y ensayo. El Cine Becquer fue inaugurado en 1940 y se convirtió en uno de los cines más emblemáticos y lujosos de Sevilla, por su ubicación en la calle Becquer (muy próximo al arco de la Macarena) y la lujosa construcción del propio cine, desde el edificio, su entrada con medio arco, el suelo de mármol del vestíbulo, hasta su enorme sala con revestimiento de tercio pelo (descripción realizada por mi padre, yo nunca llegué a conocer esta sala, soy joven). Tenia fama por la gran comodidad de sus asientos. Fue clausurado en 1996 y actualmente se ubica un supermercado Día. Es uno de los cines que más años estuvo en activo en Sevilla, estando casi 60 años en funcionamiento.

Resultado de imagen de CINE BECQUER SEVILLA

Cine Bécquer en sus mejores días allá por los 70.

Imagen relacionada

IMG_20181217_150029-01IMG_20181217_150043-01

Joyita con un poco de historia. Single con temas extraídos de la banda sonora de La naranja mecánica (cortesía de mi colección de discos) editado por la discográfica Hispavox en 1975. Este disco en particular procede de la Radio Popular de Sevilla, que como se puede apreciar en el sello, fue utilizado por primera vez (o se incluyó en su librería de música) el 5 de enero de 1976, muy posiblemente con el fin de promocionar el inminente estreno de la película en Sevilla. Suena como el orto el disco, pero por 3 euros que iba pedir.

Como dato curioso mencionar que el LP y el cassette salió en 1972 en España (exacto, salió antes la BSO que la propia pelicula). Con su estreno en cines fue reeditado. También bajo la mano de Hispavox, quien distribuía en España en ese entonces el catálogo discográfico de Warner.

Al igual que en Madrid, La naranja mecánica fue todo un éxito en Sevilla proyectándose hasta junio de 1976 de forma ininterrumpida en el Bécquer, y tuvo un breve reestreno en septiembre de 1977.

1975.png

En Barcelona se estrenó a finales de 1975, en una pequeña sala de arte y ensayo de forma bastante “clandestina”, no llegando a tener mención en ninguna parte, también porque no he logrado encontrar fuentes de este dato, que algunos reconocen ser cierto. Fue tan exitosa que el 10 de mayo de 1976 pasó a proyectarse en Bosque Cinema, actual Bosque Multicines. La naranja mecánica estuvo hasta marzo de 1977 de forma ininterrumpida entre las carteleras barcelonesas.

LVG19760509-032 (1)-page-001El 14 de abril de 1976 fue estrenada en Galicia.

En Córdoba fue estrenada en el Cine Alhambra el 16 de abril de 1976. Tuvo enorme éxito estando 6 meses consecutivos en cartel en aquel cine.

asdasd

57046209

Re-estreno versión doblada (1980)

IMG_20180621_144550

Cartel usado para anunciar su re-estreno en versión doblada (1979). Reciclaron el mismo diseño, pero con el rótulo de la película en español y el detalle de “Ahora, doblada en castellano”.

Por cierto, si estáis tiesos o simplemente no hay ganas en enmarcarlo os recomiendo usar pinzas de tender pegadas a la pared con cinta de doble cara. Sí, soy un cutre, pero es lo que hay. El día que la República del Congo sea potencia económica y modelo para la economía mundial puede que lo enmarque.

narnaja1979-1 (2)-02

Para escucharla en español, se tuvo que esperar hasta el 7 de marzo de 1980, cuando fue re-estrenada con doblaje en castellano, supervisado por Stanley Kubrick.

Después del gran éxito que supuso 2001  Una odisea del espacio, Kubrick en sus siguientes películas quería tener el control de los doblajes de sus películas y de adaptarlo según a cada país. A pesar de la negativa inicial que recibió de Warner, finalmente Kubrick lo logró, haciéndose cargo de los doblajes de sus películas, eligiendo directores de doblajes, traductor y quienes doblaban a sus personajes.

Su criterio para la versión doblada era que el actor de doblaje debía de tener un timbre de voz lo más similar posible a la versión original, no teniendo en cuenta la interpretación.

Esto daba lugar a escoger actores con nula experiencia de doblaje, o como máximo se habían doblado a ellos mismos, recordemos que durante muchísimos años incluyendo esa época había muchas películas españolas o coproducciones, que no rodaban con sonido directo y a posterior era doblada.

Esos doblajes de Kubrick irremediablemente daba de resultado un trabajo bastante singular al ser voces desconocidas, y al estar realizado con actores que podían carecer de dotes interpretativas en el doblaje, podían dar un resultado bastante cuestionable, al punto de ser incluso delirante.

Y estamos hablando que por esa época, se realizaba muy buenos doblajes en España, con grandisimos profesionales que sus voces han quedado en la memoria de millones de personas y de varias generaciones.

El primer doblaje “kubrickiano” fue con Barry Lyndon en 1976, el cual Kubrick eligió a Carlos Saura para su dirección. A decir verdad, no es un mal doblaje, pero personalmente me desagradó José Luís Gómez doblando a Ryan O’Neal, pero al mismo tiempo me dejó de piedra que el narrador de Barry Lyndon fuese el mismísimo José Luís López Vázquez.

La naranja mecánica se dobló en 1979, repitiendo Carlos Saura, y en la labor de traductor, al escritor Vicente Molina Foix, que a partir de esta película también se encargaría de traducir el resto de películas de Kubrick como son El resplandor, Senderos de gloria, La chaqueta metálica y Eyes Wide Shut. En la de ajustador, al legendario actor de doblaje Víctor Agramunt, que también ejerció la labor de dirección junto a Saura. Malcolm McDowell fue doblado por Pedro María Sánchez, que a pesar de tener muy poca experiencia en doblaje, consiguió hacer un trabajo bastante digno y profesional desde mi punto de vista. Contó con actores de doblaje de lujo para secundarios, como el propio Víctor Agramunt, o otros grandes nombres del doblaje como Claudio Rodríguez, Joaquín Escolá o Ángel Maria Baltanás.

No puedo negar que la mejor forma de ver esta película es en VOSE, pero doblada tampoco está tan mal, tanto su adaptación, traducción como interpretación, respetan mucho los registros del original.

Podéis pensar que en el fondo los doblajes singulares de Kubrick no estaban mal después de que yo haya hablado positivamente de los doblajes de Barry Lyndon y La naranja mecánica, a lo que después vino el famoso doblaje de El resplador. Famoso por ser uno de los peores doblajes en castellano. Fabuloso trabajo que hicieron, por convertir una gran película de terror en una comedia delirante. Especial mérito se merece el actor Joaquín Hinojosa, que dobla de miedo a Jack Nicholson respetando todos sus registros (nótese mi ironía). Aunque no todo iba ser un desastre, Verónica Forqué no lo hizo tan mal y los secundarios están bastante bien. 

Volviendo a la película que da título a la entrada del blog, el re-estreno en versión doblada de La naranja mecánica hizo ver la luz la película en salas comerciales. Fue un 1 de diciembre de 1977,  cuando el BOE anunciaba oficialmente, y por decreto, que el primer gobierno del presidente Adolfo Suárez suprimía la censura definitivamente. Se ponía así fin a cuarenta años de cortes en las películas. Este hecho, sumado a que con la muerte de Franco, eran ya tiempos de una gran liberación ideológica (en ese mismo año 1977, se legalizaba el Partido Comunista de España y se celebraban las primeras elecciones democráticas después de más de 40 años). Toda esa libertad sirvió como trampolín para estrenar películas que estuvieron prohibidas en el franquismo, tales como por ejemplo Viridiana (1961, pero no estrenada en España hasta 1977) o El Gran Dictador (1940, pero no vio la luz hasta 1976) o la polémica El Último Tango en París (1972, estrenada en 1978), o películas como la erótica y popular en aquellos años Emmanuelle (1974, estreno en España en 1978), que antes la única forma de verla era en Perpiñan, donde muchos españoles viajaban para ver esta clase de films, que durante la Transición serían llamadas las “Clasificada S”, películas que “podían herir la sensibilidad del espectador”. Así mismo el género del destape (caracterizado por mostrar tetitas y más cosas, sin venir a cuento con la trama la mayoría de ocasiones, como es evidente)  entró en pleno apogeo en el cine español con películas como Los Bingueros, que se convertía en la película española más taquillera de 1979. Es indiscutible de que fue una época muy llamativa para el cine en España.

Yendo al tema que nos ciñe, La naranja mecánica tuvo bastante éxito con esta reposición, en Madrid logró estar hasta octubre/noviembre en cartelera, por lo que casi llegan a estar dos películas de Kubrick al mismo tiempo en salas (El resplandor fue estrenada en diciembre de 1980).

1980lanaranjamecanica

En mi ciudad Sevilla se estrenó al mismo tiempo que en Madrid, y fue en las entonces modernas salas de Alameda Multicines.

20200522_034235

Horario usado para La naranja mecánica en su estreno en el Alameda. Este también fue usado para Superman (o al menos por lo que he investigado de momento). Bendita hemeroteca del ABC.

El complejo fue idea de Unión Cine Ciudad, veterana empresa cinematográfica que fue fundada en 1934 como distribuidora por Segismundo Hernández Sánchez como Hernan Films. En 1952, con la adquisición del Teatro Cervantes (que sería reconvertido en sala de cine), pasarían a ser cadena de cines, continuando su andadura hasta nuestros días, siendo una de las más importantes en su sector.

Basándose en los modelos de negocio cinematográfico que estaban triunfando en Europa, los hijos del fundador de Unión Cine Ciudad (quienes tomaban ya riendas de la empresa tras el fallecimiento de su padre en 1968), los hermanos Segismundo y Francisco Hernández decidieron llevar a cabo un multicines de 4 salas en pleno centro de Sevilla.

El Alameda Multicines que ya se venía anunciando como “Un complejo del año 2000” allá por diciembre de 1976, fue finalmente inaugurado el 1 de marzo de 1977, estrenando películas como la ya mencionada Barry Lyndon o La última locura de Mel Brooks. Fue el primer multisalas de España, iniciando la fiebre de este tipo de complejos cinematográficos en el país. Los siguientes multicines vendrian en noviembre de 1977 con la inauguración de los miticos cines Alphaville (Madrid) y los Multicines de Bilbao, este último con la sorprendente cifra de 8 salas diferentes.

A pesar de estar ubicado en la entonces conflictiva zona de Alameda de Hércules, consiguió rápidamente enorme prestigio y éxito en Sevilla, ya que el espectador podía ahora elegir entre diferentes films en un mismo lugar, y con sesiones que empezaban desde las 11 de la mañana hasta en plena madrugada, siendo pioneros en las “sesiones golfas”. Además de que fueron las salas donde nacieron las ofertas del “día del espectador” o “el día de las parejas”, que no tardaron en ser copiadas por la competencia.

Alameda Multicines acogió estrenos de peliculas exitosas comercialmente como La guerra de las galaxias, Superman, Fiebre del sábado noche, Aterriza como puedas, E.T. El Extraterrestre, Regreso Al Futuro, Grease, En busca del arca perdida,… Muy memorables para muchos las largas colas que se hacían.

Aunque eventualmente aquel multicines se empezó a quedar pequeño cuando se desató la “fiebre” de los centros comerciales con enormes y lujosos multicines. Eran tiempos donde ya no predominaba tanto la calidad de las películas en un cine, sino la cantidad de peliculas en un mismo cine. Este hecho, sumado a la enorme cantidad de cines que había en Sevilla durante finales de los 70 (más de 40 salas) y la llegada del video doméstico, supusieron todo en conjunto una enorme crisis en el negocio de los cinematografos en Sevilla, que llevo al cierre de prácticamente todos los cines de la ciudad durante los 80/90.  La gran mayoría de ellos demolidos o reconvertidos en otros negocios como salas de juego, supermercados, hoteles,…. y en casos muy aislados, abandonados.

Al lado del multicines, se ubicaba el multicentro (inaugurado en 1978 y clausurado en los 90) , donde había hamburguesería, kioskos, tienda de discos y de fotografía, peluquería e incluso una carnicería. Haciendo escuela e implantando un modelo de negocio que en las siguientes décadas se haría extremadamente popular, como es el de los centros comerciales con salas de cine. A posterior el multicentro también albergó un bingo, que al igual que nuestra película dedicada en esta entrada, los bingos y las salas de juegos también fueron legalizadas en la Transición Española.

Las oficinas ubicadas en el Edificio Multicentro Alameda fueron sede del primer (y único) Festival de Cine Internacional de Sevilla, celebrado en octubre de 1980. Que contó con estrellas invitadas como Otto Preminger y Sylvia Kristel (la popular Emmanuelle), y se proyectaron películas como la polémica Holocuasto Caníbal, Granujas a Todo Ritmo (Blues Brothers) del genial John Landis, o el bodrio infumable de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, de un entonces desconocido Pedro Almodóvar.

Con la inauguración de los Multicines Los Arcos y Cinesur Nervión Plaza, así mismo el auge del video doméstico, supusieron la decadencia del Alameda Multicines, quedándose bastante desfasada en calidad de proyección al resto de salas que iban surgiendo en la ciudad. Todo en conjunto redujo considerablemente su número de espectadores.

Con el paso del tiempo (y también porque sus dueños se gastaron menos dinero en reformas que Francisco Camps en trajes) se acentúo su apariencia decadente, que sin embargo, se convirtió en lo más característico del multicines, y le acabó dotando una personalidad única.

Su reconocible e icónica fachada, los neones del techo, la filiación setentera y en colores llamativos que se desarrollaba en los diferentes carteles, aquel viejo sofá del hall que desprendía un olor bastante peculiar, también el olor a “casa de los abuelos” que llegaba mientras subías por las escaleras a las salas, el sonido del proyector por atrás, la película que a veces se desenfocaba o en el peor de los casos se cortaba la película en medio de la proyección,… Una atmósfera puramente decadente y cutre que ahuyenta a cualquier espectador moderno, pero en ese estilo era un lugar único en la ciudad, y le tenía incluso cariño. Sin duda era un lugar que vio tiempos muchos mejores y que intentaba sobrevivir en estos nuevos tiempos, y en ese sentido, era digno de admiración. Y mirar en hemerotecas, me hacía más fascinante aquel lugar. Toda la historia y las grandes películas que pasaron por aquellas salas. Me encantaba ir a este lugar, especialmente en mis tiempos de cinéfilo de pacotilla. Para mi, no era pagar 6,50 euros por ver una pelicula, es pagar por ver una película en el Alameda Multicines.

Vale, en su época fue un multisalas para taquillazos y blockbusters, pero también tenía hueco para hacer ciclos de Chaplin o de los Hermanos Marx y reestrenos de muchos clásicos. A ver cuando puñetas inventan la máquina del tiempo y hago mis maletas a 1977.

Pues a pesar de que el multicines fue ligeramente reformado en 2011 (ojo cuidao que hemos retirado los viejos neones de la fachada) y se digitalizó su mejor sala (la 4) para acoger a varias de las ediciones del Festival de Cine Europeo de Sevilla, y así mismo su cartelera se volvió más alternativa al de resto de salas de la ciudad, la gente seguía dándole la espalda.

Tras el cierre de las salas 1 y 3 por la avería del aire acondicionado, el multicines fue eventualmente vendido para ser convertido en hotel, en pleno auge turístico en Sevilla. Su cierre definitivo fue el 28 de noviembre de 2019, tras más de 42 años en activo.

Me pareció en cuanto menos curioso que cuando se anunció su cierre, la gente protestó del hecho, cuando precisamente son los mismos que no acudían a este lugar desde hacía años o incluso décadas. Que si vaya vergüenza que si que asco más hoteles en Sevilla. Estoy de acuerdo, pero ante todo hay ser autocríticos y dejar la hipocresía a un lado, cosas que la sociedad moderna, y en especial la española, son incapaces de aceptar. Hay que reconocer que ni el tato iba a esos cines.

Es innegable que el Ayuntamiento tiene su parte de culpa por querer invertir en hacer hoteles, en pleno auge turístico, y no en proteger y mantener espacios culturales. Los dueños tampoco es que les interesaba tenerlo, ya que no invirtieron un solo céntimo en su reforma en lo que respecta a calidad de proyección. Y el mayor culpable de este asunto, somos precisamente nosotros los espectadores,  por abandonarlos. Como decían en la maravillosa película Cinema Paradiso (también estrenada en el Alameda), las costumbres de la gente van cambiando.

Vivimos en una época rodeada de nuevas tecnologías y de comodidades asépticas. El romanticismo por este tipo de lugares es cosa del pasado, de unos tiempos que nunca volverán… Se negaron a renovarse y murieron. Sin embargo todos los recuerdos, esas viejas sensaciones y las historias que rodean a este tipo de lugares, si perdurarán por mucho tiempo.

alameda2

Que viejos nos hemos vuelto.

Aun así, siempre he pensado que hubiera sido una gran idea por parte de la Junta de Andalucía de utilizar el lugar como sede de proyecciones en Sevilla de la Filmoteca de Andalucía, o convertirlos en cine de lujo, como hizo la cadena Yelmo Cines con los Cines Palafox de Madrid, que estuvieron a punto de desaparecer. O por otro lado convertirlo en un cine dedicado al estreno y reestreno simultáneo de tanto películas actuales como de grandes clásicos demandados por el público, como sucede con la iniciativa del cine Phenomena en Barcelona, lo cual podía haber tenido éxito si se hubiese hecho bien. O algo tan básico como reformar el cine, y darle un enfoque más comercial para atraer gente al cine.

Tras su cierre (y con mucha suerte y gracias a mi amigo Jesús) pude llevarme algunos de los rótulos del multicines, incluyendo más de 60 carteles de horarios y precios. Por pura potra encontré el usado en La naranja mecánica como se ve en la foto de antes.

Aunque bueno que se le va a hacer, todavía nos quedará el Cine Cervantes y el Avenida 5 Cines (inaugurado en septiembre de 1982 ocupando el lugar del antiguo cine Avenida Vistarama, que acabó en cenizas en un incendio en 1981). Este último estuvo a punto de tener final similar al de Alameda Multicines hace ya varios años. A pesar de ofrecer exclusivamente cine en V.O., los proyectores seguían siendo de 35mm y a esas alturas habia muy escasas distribuidoras que distribuían (valga la redundancia) películas en V.O en 35mm. Pero gracias a la iniciativa de los vecinos de la zona, pudieron rescatarlo digitalizando sus salas, teniendo gran éxito por su cartelera dedicada al cine de autor y películas que no se ven en los grandes multicines de los centros comerciales, y por supuesto todas en V.O.S.E. . Mi cine preferido.

Volviendo al tema que nos ciñe, La naranja mecánica fue también re-estrenada doblada en el Cine Fantasio, sala especialmente dedicada a las películas de reestreno, por supuesto, actualmente desaparecido.

He obviado de que La naranja mecánica tuvo bastantes reposiciones durante los años 80 en muchísimos cines, que si me pusiera a recopilarlos, sería una tarea muy muy titánica como es de esperar.

Ediciones domésticas y pleno siglo XXI

Fue lanzada por primera vez en VHS y Betamax en España en 1988 bajo edición de videoclub, y en 1995 fue lanzada la primera edición doméstica en VHS. En 2001 fue remasterizada digitalmente y salió tanto en VHS como en DVD. con imagen limpia y nítida, y audio en 5.1 en todos los idiomas (prescindiendo del sonido mono original). Aunque la imagen se encuentra en su formato original en 1:66, esta en formato 4:3 letterbox, por decisión de Stanley Kubrick de querer ofrecer sus películas tal como está en el negativo original de 35mm. Aunque este tipo de decisiones acaban siendo un grano en el culo para las personas que tenemos una pantalla panorámica.

Esa edición de hecho es la que compré con 12 años y tras darme cuenta de la putada de la imagen ya cuando era un perfeccionista de la imagen y sonido, decidí comprar una reedicion de la misma de una colección de Kubrick de El Mundo, con el pensamiento de que iba ser panorámica como decía en la carátula… Y era una MENTIRA COMO UNA CASA. Con estas cosas del formato de imagen no se juega, que después me hago muchas ilusiones joder. Por lo que tengo dos DVDs idénticos, que guay soy…

Decir que esta edición en DVD se sigue editandose a día de hoy exactamente igual, a pesar de que vivimos tiempos donde todo ahora es en 16:9.

En 2009 fue lanzada en Blu-Ray, y en 2011 fue lanzada una edición especial por el 40 aniversario del estreno. Igualmente, muy buena calidad de imagen (por primera vez en 16:9), buen audio y con extras muy interesantes. Paralelamente salió una fantástica edición en DVD de dos discos en caja metálica, y está vez… ¡¡¡SI trae el formato panorámico!!!.  Se llevaron su tiempo en corregir este error… Una pena que este ya descatalogada a estas alturas.

En 2009 fue reestrenada otra vez, y de forma importante en conmemoración de los 10 años de la muerte de Stanley Kubrick. Aquí en Sevilla fue proyectada en el Avenida 5 Cines en versión original subtitulada. Fue un estreno muy limitado.

dsadsadsa

Y el reestreno mas reciente (en mi ciudad) fue concretamente un lluvioso día 12 de abril de 2018, cuando el zumbado quien escribió esta entrada, llevaba varios meses insistiendo un re-estreno de La naranja mecanica a Youfeelm, plataforma al que se podía proponer películas y si consigues un número mínimo de venta de entradas, la proyección se confirmaba. Llegué a crearme otra cuenta para insistir en reestrenarla (vale, soy una persona muy pesada cuando algo realmente me gusta)

Se logró confirmar y me hice promotor de aquella proyección. Lamentablemente, para los que tengáis curiosidad por Youfeelm a estas alturas, dejó de existir en diciembre de 2018. No recuerdo si llegue a dar las gracias en su día por ello, pero públicamente en esta entrada que leen 4 gatos me gustaría agradecer enormemente a Raúl, Carlos, a Elena y en las ciento y pico de personas que asistieron, todo por haber convertido una fantasía mía en una realidad. Muy admirable la labor de ellos de acercar los grandes clásicos a la gente. Les deseo lo mejor en sus vidas.

Fue proyectada en el Cine Cervantes en VOSE. Cuando eras promotor de una proyección de Youfeelm, tenías la opción de darles detalles para hacer la proyección “especial”. Como soy un fetichista de la película en celuloide, por supuesto, tenía que preguntar si se podía proyectarse en 35mm y si es una de las copias que se proyectaron en las salas de arte y ensayo durante mediados de los 70,  teniendo en cuenta que la proyección iba a ser en versión original subtitulada. No puedo negar que me encanta ser un pedante y pedir cosas que son casi imposibles o surrealistas a día de hoy, pero si existe posibilidad, aunque sea minúscula…  Ver esa pelicula en 35mm debe de ser un gustazo, aunque la copia tenga los colores totalmente virados o se encuentre en un estado regular.

Hubiera sido una experiencia bastante cercana a hace más de 40 años, un viaje en el tiempo a una España, que en plena decadencia franquista, aparecía en cartel de las salas especiales del país, una película hasta entonces prohibida y que acudieron millones de personas que quedaron impactados.

Como es evidente ante una pregunta tan particular, fue un rotundo no, se proyectó en glamurosa imagen digital y sonido 5.1. Además mi pregunta resultó ser estúpida porque en el Cervantes ya no emplean 35mm. Pero bueno, con la gran labor que hizo Youfeelm, no es que sea demasiado correcto que me pusiese a pedir peras al limonero.

Como dato curioso, dos años después de ello me enteré a través de una coleccionista de películas de 35mm, que por lo visto las películas de Warner son prácticamente imposibles de encontrar. Eran bastante minuciosos a la hora retirar su material cuando terminaba su contrato de exhibición, y después las bobinas eran enviadas a ser recicladas y hacer una pasta nueva, para hacer una nueva película. La única posibilidad de encontrar un film de Warner en 35mm es por alguna copia que ha sobrevivido gracias a que algún proyeccionista la hizo “desaparecer”, o que se conserve en una filmoteca.

Aunque otra vez volviendo al tema, sinceramente para mí una experiencia que trataré nunca olvidar, ya que cuestiono cada día más que alguien en su sano juicio quiera ver una película de 1971, pudiendola ver uno en su casa tan cómodamente. Es de locos, y al mismo tiempo me alegra el hecho. El hecho de que hay  una gran cantidad de personas que encuentran una enorme diferencia entre ver una película en el salón de su casa, o por otro lado, verla en el único cine histórico de la ciudad.

Dejando mis pataletas de cinéfilo romántico empedernido de pacotilla, pude también a conocer a personas bastante interesantes (y lo dice uno que se autoproclama asocial), pero con quien mas congenié fue con Elena Martín, que realizaba prácticas en Youfeelm. Una chica que consiguió captar mi atención desde el primer momento que nos conocimos cuando fui a ver Cantando Bajo La Lluvia, ya que andaba preguntando a cada uno de la cola como nos habíamos enterado que la proyectaban aquel lluvioso día.

Una persona encantadora, interesante, divertida, simpática, con un peinado muy europeo típico de los 60/70, enormes gafas (a lo azafata del Un, dos, tres), vestimenta sacada del armario de una abuela, aficionada a los fanzines, los vermut y las lentejas. Una amiga un tanto extravagante y lejana, pero no deja de parecerme una fantasía de persona.

Que por cierto, Elena, si por cosas de la vida acabas leyendo esta entrada… ¡a ver cuando leches nos vemos y nos tomamos unas cervezas, coño!

No puedo negar que La naranja mecánica, a pesar de su temática pesimista, es una película que me hizo sentir enamorado. Habrá muchos que les parecerá un coñazo, a otros muchos una película del montón sin más, a muchos más de esos muchos, una obra maestra, a bastantes les perece una de las mejores películas de la historia, independientemente de que sean hípsters/pseudointelectuales/posturetas o que no han visto la película y para quedar como culturetas/cinefilos de pacotilla afirman que es de las mejores, solo porque internet lo dice.

Y a mí, simplemente, fue una película que tuvo un enorme impacto en mí, sin dudarlo es parte de mi vida. De las pocas películas que nunca me cansaré de verla una y otra vez. Cada visionado disfruto y descubro más dentro de los engranajes que hacen funcionar esa naranja mecánica. 

Su energía, su singularidad, su inteligencia, su belleza, su elegancia fue la que hizo fascinarme por el arte del cine, siendo especial influencia en mi vida. 

Resultado de imagen de alex de large

Redactado por Martin F. Martorell

La noche de Halloween (1978)

Hola buenas a todos, aquí tenéis para todos la legendaria película “La noche de Halloween” (1978) del legendario John Carpenter, con su primer doblaje.

Este montaje no es mio,  lo he conseguido gracias a Cantones de EOL y viendo que la peli ya esta subida en youtube con el redoblaje, pues la he subido yo tambien.

Hecho a partir del audio del Vhs de la edición de videoclub + Imagen de Blu-Ray

Curiosamente, la edición de Resen en Blu-ray/DVD, trae este doblaje, y este mismo audio. Lo sé por el hecho de que el audio suena exactamente de mal en el montaje y en determinados momentos donde se pueden distinguirse claramente defectos de un VHS con sus años a cuestas, tanto en el montaje como en la edición de Resen.

Si queréis este montaje en 1080p rip y esas pijadas,, escribidme en contacto.

A ver si consigo convencer a un colega mío de hacer un ripeo de su edición en Super 8, que tiene sonar mejor que un vhs gastao.

saludetes.

LA GUERRA DE LAS GALAXIAS EDICIÓN DESESPECIALIZADA 2.5.1

Tras ver los fallos de la primera versión desespecializada en español de La guerra de las galaxias (rótulaciones amarillas, el logo estaba muy mal hecho y había un error ortográfico en los subtitulos la escena de Greedo)

Así que he decidido corregir los fallos más graves e intentar ser lo más fiel a la edición de videoclub en VHS de 1984, único formato y edición en que aparece el montaje original español en casi su totalidad, exceptuando los subtitulos de la escena de Greedo.

En este montaje, no existe logotipo de Lucasfilm, ni Star Wars, ni Episodio IV, es una recreación del film tal como se presentó en cines en España a finales de 1977, con el nombre de La guerra de las galaxias y prólogo en español sin mentar episodio. No tengo ni idea si se utilizo esas mismas rotulaciones para Latinoamerica, pero he querido incluir el doblaje original en Español latino, el cual es bastante demandado.

1574908491115-01

Formato: .mkv

Tamaño: 7,5 GB

LINK: La guerra de las galaxias 2.5.1

Audios:

– Castellano 2.0 Estéreo (Extraído del DVD Edición Limitada)

– Español Latino 2.0 Mono (Doblaje original)

– V. O. 2.0 Estéreo (Pista original de 35mm)

– V. O. 5.1 Estéreo (Recreación del audio en 6 pistas del 70mm)

– V. O. 2.0 Mono (Pista original de algunos 35mm y de 16mm)